CASCADA DE LOS 70 PIES Y DIQUE LOS LAURELES

19

Para los amantes del trekking: Se inicia la marcha tomando el camino a la altura del Hotel Cabor en La Cumbre, hacia Los Cocos, en Cruz Chica.

A la hora de caminata se abandona el camino ancho y se busca a la izquierda y en una propiedad privada, el sendero de cornisa que se encuentra sobre la falda de la montaña en el valle por donde corre el río Cruz Grande.

Por ese sendero que deja ver unos 300 m. abajo el río, se llega en una hora a la cascada en su parte alta. Hacia arriba y a la derecha, a pocos metros se encuentra el diquecito de Los Laureles y más alto aún, los restos de la instalación montada para su construcción. Ese obrador comenzó a levantarse en enero de 1940 con la intención de construir el embalse a 60 m. aguas arriba de la intersección de los arroyos Los Laureles y Las Guachas, a 1480 m. de altura. Las obras se paralizaron en 1943 y, tres años más tarde, todo quedó sumido en el abandono.

Se marca claramente el camino secundario que a unos 500 m. se empalma con el principal que sigue hacia los puestos de Carlos Pavón a la izquierda y baja a Cruz Chica en el sentido inverso. Es el camino que hemos tomado para el inicio de la marcha.

Otra de las formas para llegar hasta la cascada es remontar el curso del río Cruz Grande, marcha que se inicia a la altura del llamado “vado del San Pablo” y es la de mayor esfuerzo. Desde el comienzo la marcha se alterna en una y otra orilla del río. El curso superior pone delante la necesidad de superar dos saltos con desniveles cortos pero expuestos y que requieren una mínima técnica de escalada y seguridad. Se presenta luego, un frente que obliga a superar una caída de agua, complicada si ésta cae con fuerza y tiene mucho caudal. Superado este obstáculo se está a 20 minutos de alcanzar el pie de la Cascada de los 70 Pies.

Lo aconsejable, es continuar río arriba unos 300 m. hasta cruzar a la derecha el sendero que permite un rodeo cómodo al diquecito y el empalme con el camino secundario.

Por el curso del río Cruz Grande se tiene una marcha exigente de 4 a 5 horas, con sectores difíciles en el curso superior. Se puede bajar por el camino en algo menos de 2 horas.